Día Mundial del Ahorro de Energía, una necesidad ineludible

Día Mundial del Ahorro de Energía, una necesidad ineludible

Hoy celebramos el Día Mundial del Ahorro de Energía. Estamos ante una de las citas anuales más importantes del calendario instaurada, según algunas fuentes, en el año 1912 por el Foro Económico Mundial (WEF) con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre la necesidad de hacer un uso racional de la energía. En el día de hoy se organizan en todo el mundo multitud de talleres, seminarios y conferencias para que familias, empresas y entidades aprendan a ahorrar energía.

En el fondo de lo que se trata es de hacer un uso inteligente, y no abuso, de la energía ante el elevadísimo consumo de recursos naturales que implica, sobre todo de combustibles fósiles como el carbón o el petróleo que, además, son limitados en nuestro planeta. Así mismo, su extracción implica un grandísimo gasto económico y, a la vez, un elevado impacto medioambiental. Recordemos que la industria y los edificios son los grandes consumidores de energía. Pero existen alternativas. Son las fuentes energéticas renovables.

 

Fuentes energéticas renovables

Hoy en día ya no se trata de llevar a cabo buenas prácticas en nuestras casas en torno al consumo energético –que también-, sino de empoderarnos como ciudadanos y ser conscientes que además de consumidores podemos ser productores de energía y distribuidores en red. Y no de una energía cualquiera, sino de energía de km0, no contaminante e ilimitada. Es la energía fotovoltaica, que puede ser acumulada en baterías domésticas para su uso cuando sea necesario durante todo el día.

Además, la necesidad de luchar contra el cambio climático está generando la tendencia de implementar políticas mundiales que fomentan –y obligan– a instalar paneles fotovoltaicos en los edificios públicos y a reducir las emisiones de efecto invernadero drásticamente. Recordemos una cifra concluyente: Los edificios son responsables del 30% del consumo energético global y del 28% de las emisiones de CO2. Según la Agencia Internacional de Energía, la intensidad energética por metro cuadrado del sector de la construcción necesita mejorar un 30% de aquí a 2030 para cumplir los objetivos climáticos de París. Esto requerirá casi duplicar el rendimiento energético actual de los edificios y significa que los edificios de consumo de energía casi nulo (nZEB, por sus siglas en inglés) necesitan convertirse en el estándar global en la próxima década.

 

EspaiZero 

Existe en la localidad de Olot (Cataluña) un laboratorio ideal que ha generado un know-how pionero a nivel europeo al integrar multitud de sistemas energéticos y autoconsumir su propia energía. EspaiZero, primer edificio de energía de consumo 0 de España, ha logrado el Premio al Mejor Proyecto de Energía concedido por la Asociación de Ingenieros de Energía de España (AEE Spain Chapter). EspaiZero estuvo dos años siendo edificio nZEB con unos consumos registrados de 25 euros de energía consumida el primer año y 30 euros de energía consumida el segundo.

A partir de entonces EspaiZero entró en una nueva fase en la que elevó el listón de la experimentación para llevar a cabo pruebas de carga y descarga de los elementos de climatización y almacenamiento energético. En este período el consumo de energía se elevó algo más. En la actualidad, de los 20 sistemas de eficiencia energética experimentados en EspaiZero, Webatt Energía se centra en explotar la acumulación eléctrica.

Repasemos su rendimiento energético el pasado verano, donde padecimos 3 intensas olas de calor. La más alta registrada fue en el mes de junio, cuando se alcanzaron en el exterior los 44 grados reales registrados con la estación profesional DAVIS (la misma utilizada por el servicio oficial METEOCAT en toda Cataluña). En cambio, en el interior de EspaiZero la temperatura fue de 26 grados haciendo un pass-cooling directo de pozos geotérmicos hacia el suelo radiante sin necesidad de poner en marcha la bomba de calor. El agua de los pozos subía a la instalación a 15 grados. Y todo, sin consumir un euro ni un kW de energía de combustibles fósiles. La clave: la combinación de geotermia, los paneles fotovoltaicos y el almacenamiento energético con baterías sonnen.

 

 

EspaiZero, rendimiento energético | Webatt

Rendimiento energético de EspaiZero durante la ola de calor del verano de 2019.

 

También podemos destacar un dato importantísimo. Las bombas de calor aerotérmicas o inverter con gas no pueden técnicamente trabajar bajo condiciones más altas de 47 grados exteriores. Desde su puesta en funcionamiento hace 6 años, en marzo de 2013, EspaiZero ha ido mejorando los rendimientos y funcionamiento de los diferentes sistemas implementados.

Por lo tanto, hoy 21 de octubre creemos que es necesario reflexionar sobre un hecho plausible. Debemos ahorrar energía en nuestro hogar implementando buenas prácticas, sin duda, pero debemos aprovechar las posibilidades tecnológicas que nos permiten ya, hoy en día, generar, consumir y compartir energía de fuentes renovables en comunidades locales. Todo el mundo puede tener su particular EspaiZero en casa. Hoy, más que nunca, debemos situar al usuario y al planeta en el centro del sistema energético. Por el bien de las próximas generaciones.

twitterlinkedininstagramfacebook-official